El escudo 2018-03-23T23:40:26+01:00

EL MISTERIO DEL ESCUDO DE BELASKUA

* Con la colaboración de José Ramón Arrazola.

En torno a la heráldica de la casería Belaskua

Detalle ausencia escudo en fotografía antigua de BELASKUA

Juan Carlos Guerra (1860-1941), genealogista y heraldista guipuzcoano ya describía y daba a conocer en su obra ”Estudios de Heráldica Vasca” y que comprende “Diccionario Heráldico de la Nobleza Guipuzcoana” edición del año 1910, las armas de los Vélez de Larrea, que se corresponden al existente en la casa Velezcoa o Velasco en Oñati, en el Barrio Zañartu y hoy conocido como Belaskua.

NOTA REGISTRO
NOTA REGISTRO

Este escudo de los Vélez de Larrea se presenta fruto de alianza entre dos familias alavesas, los Vélez de Guevara cuyas armas descritas ocupando el cuartel diestro, también adoptaron los Señores de Guevara luego Condes de Oñate, y los Larrea cuyo escudo de armas ocupando cuartel siniestro, se asemeja curiosamente al cuartel diestro que lucía en la fachada de Kalezaharra 38 de Oñati en la llamada Casa de la Marquesa.

NOTA REGISTRO

Escudo descrito de los Larrea por Juan Carlos Guerra en Kalezaharra, 38 Oñati

Sin que tengamos una constancia documental, todo apunta a que la casa Belaskua en su actual configuración fue construido por Miguel Vélez de Larrea hacia el año 1715, siendo este también autor material de las edificaciones de los palacios de Zubieta en Lekeitio y el dicho de Urgoitia.

NOTA REGISTRO

Fachada restaurada de la Casa Belaskoa en los Años 80, con el hueco (Foto Arzuaga)

La fachada principal de la casa Belaskua, según testimonio de sus actuales moradores, siempre se ha conocido con un hueco donde se presume se mostraba el escudo descrito por Juan Carlos Guerra (1910).

Es curioso que a los pies de la edificación, los actuales moradores de Belaskua y sus antepasados, siempre han conocido un escudo a medio terminar. La versión más escuchada “es que el cantero murió antes de terminarlo”, pero poco más se sabe

Escudo que se halla a pie de la casa de Belaskua, sin identificar. Es deseo de la familia terminarlo en breve.

Mi teoría (Arrázola) , es que se a partir del primer tercio del siglo XX se desmontó el escudo original descrito por Juan Carlos Guerra, dejando un hueco en la fachada, con la intención de sustituirla por otro que no se llegó a completar, quedando a pie de obra. El destino del escudo desmontado no deja de ser un “misterio” sin aclarar de momento. Hay que tener en cuenta que los propietarios y herederos de Belaskua, los Adán de Yarza y más tarde los Solano lo eran a su vez de varias casas y residencias, a alguno de los cuales pudiera trasladarse el citado escudo.

Nuevo escudo familiar: ¿Con qué diseño ?

El año 2000 se procedió a la reforma integral del caserío, pero siempre con el objetivo de mantenerlo lo más parecido posible a su estado original. El reto no fue nada difícil, porque con planta cuadrada y medidas generosas, todo es más sencillo.

El mayor reto consistía en reformar una cubierta de madera de 300 años para dejarla en perfecto estado con la intención de hacer vida bajo la misma. Al final el reto se consiguió gracias a la destreza de carpinteros muy profesionales.

Pero el tema del escudo seguía ahí y había que solucionarlo. Con el inicio de la obra en el año 2000, se puso fecha al dilema del escudo. El escudo debería estar terminado en 18 meses más o menos, pero para ello había que decidir cómo hacerlo. ¿Debía tener las armas de los Goitia de 1550, de los Vélez de Larrea, de los Urzelai, los Bikuña, todas juntas….?

Al final se decidió decorarlo con las armas de los URZELAI – BIKUÑA , ya que fue el tesón de José Ignacio y Maritxu quienes el año 1975 con su esfuerzo y trabajo, y contando con la ayuda económica de otros familiares, hicieron posible la compra de la casa , tras un periodo de casi dos siglos donde los Urzelai fueron arrendatarios de la misma.

NOTA REGISTRO

Jabier Bikuña en su taller ultimando los detalles de los amarres para la elevación de su obra.

NOTA REGISTRO

El rostro del artista refleja la tensión en el momento de alzar su obra. Cualquier fallo hubiera supuesto la caída de la piedra y la continuación del “misterio”.

El escudo lo esculpió el maestro cantero Jabier Bikuña «Albarritza», miembro de la familia, quien tras un duro y arduo trabajo terminó el escudo para la fecha señalada. El nuevo escudo fue mayor que aquel que permanecía sin terminar apoyado en las paredes del caserío, ya que las medidas de la fachada así lo requerían. El escudo se realizó en dos partes, una que podemos llamar el cuerpo del escudo, y la segunda la cabeza del “guerrero”.

Familia casi al completo

NOTA REGISTRO

Jose Ignazio Urzelai y Maritxu Bikuña orgullosos de ver allí sus apellidos

La culminación de las reformas de la casa fue una ardua tarea de casi dos años, pero el momento de colocación del nuevo escudo familiar fue sin duda el momento más emotivo y aplaudido.

¿Acaso afloró el sentimiento de propiedad en los miembros de la familia? Es posible. La casa se compró 30 años, pero “le faltaba algo”. Tras muchos años y décadas de duro trabajo, escuchando a nuestros padres y abuelos historias de penuria, de pago de diezmos, rentas y capones por Navidad a los propietarios de la misma, había llegado el momento de disfrutarlo.

Actual escudo de casa Belaskua incorporado el año 2001 con las armas de sus propietarios y moradores